Entrenamiento Personal u Organizacional con Técnicas de PNL

Transgeneracional

transEl Transgeneracional o también  La Psicogenealogía parte de la premisa de que determinados comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación e impiden al sujeto autorrealizarse, por lo que para que un individuo tome consciencia de ellos y se pueda desvincular de los mismos es necesario que estudie su árbol genealógico.

Según Alejandro Jodorowsky (creador de la psicomagia) podría decirse,que en ocasiones estamos “poseidos” por nuestras familias, particularmente las relaciones con nuestros padres juegan un papel fundamental en la formación de la psique del individuo, por lo que resulta imprescindible desatar esos “nudos” con el pasado,e ir descargando el peso de las experiencias de vida que no nos corresponden.

Un ejemplo relatado por Jodorowsky, es el bautizo de un hijo con el mismo nombre que su padre, o su abuelo, lo cual generaría en el sujeto una gran carga al ser una proyección del proyecto vital de las generaciones anteriores, y no un individuo diferenciado, con proyectos y pensamientos propios. Esto podría causar dificultades en la búsqueda de identidad, o una abrumadora sensación de responder a las demandas familiares implícitas.

Por lo tanto podemos decir que La Psicogenealogía es una metodología que se interesa en los problemas ligados al lugar que ocupamos en la genealogía familiar y que están sometidos al impacto de los eventos vividos en las generaciones anteriores y contienen la dimensión del inconsciente familiar.

Durante mucho tiempo hemos considerado que la infancia era el orígen de todos nuestros males, grandes y pequeños.

La vida de nuestros antepasados, sus miedos, sus prejuicios y sus esperanzas a menudo se manifiestan en nuestra propia vida, incluso cuando no somos conscientes de ello. Identificar con éxito la huella que nuestros antepasados han dejado en nuestro interior es tomar consciencia de nuestra historia para poder transformarla en una nueva, libre de los demonios del pasado.

Se ha demostrado ya científicamente, que las vivencias de los padres, especialmente de la madre, tiene una influencia en el feto. Éste vive y convive con la madre, no solo desde el aspecto físico sino también emocional y su convivencia con el padre es a través del aspecto mental.

La Psicogenealogía contempla todo estos detalles en el momento de realizar un Estudio del Árbol Genealógico de una persona, al igual que el contexto social de su nacimiento.

El niño, viene con una memoria celular en donde guarda las emociones que ha experimentado durante su gestación, así como los hechos que han sido más relevantes para los padres. Luego se comprueba que esos hechos pueden incidir en su camino de vida, bien como un obstáculo o como una fuerza de avance.

Por ello uno de los mejores regalos que podemos dar a nuestros hijos, es un detalle de su gestación y nacimiento.

trans1

¿Qué es la familia?

La familia es lo permanente, estaba antes de que llegáramos, le pertenecemos mientras vivamos y seguirá existiendo después de nosotros. Es una generación de vivos, que caminan como mínimo con dos generaciones de muertos a la espalda hasta la línea de meta, donde le toca subirse a la espalda de la siguiente generación de vivos.

¿Yo soy mi familia?

Recordemos que desde la perspectiva de la psicogenealogía Jodorowskyana, cada uno de nosotros está habitado por las tres generaciones que lo preceden, lo que hace un mínimo de catorce personas. Desde esta perspectiva, consideramos que los secretos guardados en una generación son un manantial insano de traumas y conflictos para los que lleguen detrás, “es agua sucia” como diría Marianne Costa.

¿Hay alguna relación entre la enfermedad y los secretos familiares?

La relación entre enfermedad y secretos familiares se hace bastante evidente en el estudio de los árboles genealógicos. La familia es como una olla psicológica llena de secretos, tabúes, silencios, vergüenzas. Puede que haya asesinatos, locura, robos, ifidelidades, cárcel, incesto, abusos…

Así, la enfermedad no es la solución del problema, sino una invitación a enfrentar un conflicto familiar que se ha mantenido secreto. Como escribió Françoise Dolto: “Lo que es callado en la primera generación, la segunda lo lleva en el cuerpo.”

¿Qué cosas, a nivel psicogenealógico, vamos cargando en el cuerpo?

En el lado derecho… está la herencia paterna
Lado izquierdo…herencia materna
El vientre…la madre
Problemas de espalda…cargas a los padres
Padres divorciados, o separados…puntas de los pies se separan
Miedo a la sexualidad…pelvis movida hacia atrás
No te han amado…pecho endurecido e insensible

¿Si no uso palabras para expresar mi dolor, lo expresaré con mi cuerpo?

Anne Ancelin Schützenberger lo ha estudiado a fondo: “Los duelos no hechos, las lágrimas no derramadas, los secretos de familia, las identificaciones inconscientes y lealtades familiares invisibles” pasean sobre los hijos y los descendientes. “Lo que no se expresa por palabras se expresa por dolores”. O por accidentes, como el caso de una biznieta que pierde su virginidad por accidente a los siete años (jugando al salto de pértiga) y estudiando su árbol, descubre que su bisabuela fue fruto de una violación, concebida en la misma fecha que ocurrió el episodio.

¿Cómo se pueden observar los secretos en el árbol genealógico?

Cuando el árbol quiere desvelarte un secreto, crea una estructura, algo que se repite, con eso pretende llamar tu atención. Por ejemplo una fecha que se repite, un estilo de elección de la pareja, unos accidentes con ingredientes similares. Estos secretos se guardan por vergüenza, por pudor, por proteger a los niños o autoprotegerse ante la sociedad. Sería lo que Jung denominó “nuestras sombras”.

¿Dónde se sitúan esos secretos?

Cada secreto que tenemos está en el estrato que le corresponde (los cuatro egos):

-Mis ideas locas secretas, podemos identificarlas en el nivel de mis bisabuelos
-Mis emociones secretas, están en mis abuelos
-Mis secretos sexuales-creativos, están en mis padres
-Mis secretos materiales, de territorio, están en mis hermanos

Cuando el secreto lo porta un miembro de la familia, éste lo vive como un cuerpo extraño y molesto, su cuerpo lo vive como un tumor o un bolo alimenticio que tiene que salir a fuera. Nunca debemos contar secretos a los niños, es un Abuso con mayúsculas.

Sabemos además el poder de la comunicación no verbal, si alguien delante de ti se calla una información importante, se delatará tarde o temprano con algún gesto inconsciente. Freud decía que “Aquel cuyos labios callan, conversa con la punta de los dedos. Se traiciona por todos los poros”.

Claudine Vegh decía que “…vale más saber una verdad, aun cuando sea difícil, vergonzosa o trágica, que ocultarla, porque aquello que se calla, es subordinado o adivinado por los otros y ese secreto, se convierte en un traumatismo más grave a largo plazo”.

Los secretos hay que airearlos si son del presente, de la manera más adecuada y en el momento más propicio, o sanarlos con la psicomagia si son del pasado. Una herramienta útil es dibujar el árbol sanado: se trata de hacer una obra en la que representemos a todos los miembros, con dibujos o fotografías pegadas a modo de collage. A cada uno le pondremos su finalidad cumplida, todo aquello que les damos nos lo damos a nosotros mismos, y ahí aparecerán todos los secretos convertidos en bendiciones. He aquí un ejemplo:

El árbol guarda secretos, al tiempo que puede intentar desvelarlos. En todo árbol aparece en un momento determinado un héroe, el que lo sana y se sana, aquel que se atreve a construir el árbol genealógico. No existen los árboles sanos porque vivimos en una sociedad enferma.

“La sanación del árbol consiste en quitar la repetición, comprenderla, o repetirla en una forma positiva”.

Alejandro Jodorowsky.

trans2

A veces, la vida depara situaciones tan difíciles para una familia que esta decide callarlas. Lo que comienza como un secreto familiar se convierte, para las generaciones siguientes, en algo directamente impensable. Sin embargo, la realidad no se puede abolir: ese fantasma innombrado nos acosa, y la estela de su presencia nos hace daño una y otra vez.

La Psicogenealogía proporciona las llaves para descubrir esos secretos, aceptarlos y, sin renegar de nuestra historia familiar, elegir nuestra propia vida.

Desde que venimos al mundo, nuestra familia nos transmite sin ser consciente todo tipo de deseos afectivos, intelectuales, corporales y sexuales que van a programar o influir profundamente en nuestras vidas.

Somos desde entonces fieles a unos vínculos familiares invisibles y poderosos como las raíces de un árbol que nos alimentan muchas veces con frustraciones, decepciones, desamores y enfermedades que no nos corresponden.

Estamos ligados sin saberlo a conductas y comportamientos que dificultan ciertas áreas de nuestra vida, cuyos orígenes permanecen enterrados secretamente en la sombra. Poner atención a nuestro árbol genealógico permite sacar a la luz las limitaciones, prohibiciones y reglas a las que somos fieles.

 

Principios fundamentales:

Nuestro árbol genealógico es un organismo vivo.
Respira, siente, crece y se transforma continuamente.
Todos los miembros del árbol cumplen una función para el mismo.
Un cambio o acción significativa en uno de los miembros afecta a todo el árbol.
El árbol genealógico no puede ser solamente interpretado hay que vivirlo.

 

Funciones principales:

Desarrollar una mayor conciencia de uno mismo y de su realidad familiar.
Identificar las distintas facetas limitadoras del árbol genealógico y sus repercusiones en uno mismo.
Experienciar procesos sanadores que reparen los bloqueos relacionados con nuestra genealogía.
Acceder a las cualidades y potencialidades del árbol, integrarlas y nutrirnos de ellas.
Desarrollar y potenciar nuevas actitudes más saludables y útiles.

tallertransposicional.com